23.1.11

Cómo transformar un impulso autodestructivo en un blog post que confirma los trastornos psicoemocionales del autor.

No puedo más, no lo soporto. A veces pienso que si me muriese a nadie le importaría un carajo, o sí, pero se acordarían de mi una vez muerta.
Lo peor de todo esto es que ya soy lo suficientemente racional como para prever las posibles consecuencias del hecho de cortarme y no lo hago, pero aún así necesito sentir el metal frío entre mis dedos, el temblor de mis manos, el contacto de la hoja sobre ese primer milímetro de piel a punto de ser desgarrado, la presión, la penetración, ver el enrrojecimiento de la piel, después la sangre en esa primera gota minúscula... y así empieza el corte; la profundidad que oscila indecisa, los latidos, mi respiración se ahoga entre sollozos, mi mano derecha está tensa mientras que la otra se entumece y tiembla esporádicamente, los tejidos se abren, la presión cesa, la sangre brota, y yazco entre los pies de mi cama y la puerta cerrada; acurrucada escuchando mi corazón que late más despacio, y lloro, porque sé que los príncipes azules no rescatan princesas bipolares, histéricas y feas cuya actividad escapista consiste en automutilarse.


Title turns out to be absolutely hilarious, really!
I'm so fucked up.

1 comentario:

  1. It’s really a nice and helpful piece of information. I’m glad that you shared this helpful info with us. Please keep us informed like this. Thanks for sharing.

    nolvadex

    ResponderEliminar